Gustav  Goelitz en Illinois en el año 1869 abrió su pequeña tienda donde entre además de otros muchos productos fabricaba unos pequeños caramelos hechos íntegramente de zumos de frutas y azúcar y que los llamó familiarmente “Jelly Beans”.

Tanta fama y repercusión tuvieron que se conoce del  uso de Jelly Beans  durante la II Guerra Mundial.

Ya en 1960, su tercera y cuarta generación empezaron su comercialización haciéndolo extensible a toda América.

Incluso Ronald Reagan en 1966 alardeaba de que durante sus jornadas tomaba los Jelly Beans para encontrar momentos de sosiego y relajación.

El colmo de su éxito y propagación fue cuando Harry Potter uso estos pequeños caramelos en sus trucos a lo largo de toda la trayectoria de sus novelas.

Ahora ya en 2016 estos caramelos  son todo un símbolo en América y se puede encontrar su presencia y propaganda en todos los eventos deportivos más relevantes donde los americanos formen parte.

 Aunque poco extendidos en el resto del mundo, ya se pueden encontrar en tiendas especializadas del gremio.

Los auténticos caramelos americanos de la firma JELLY BELLY  ya podemos ofrecerlos en las últimas novedades de nuestra chuchestienda.com y por supuesto en Paseo de la Chopera, 105 de Alcobendas.

Por supuesto, todo ha evolucionado y no sé si llamarlo evolución o REVOLUCION, al hecho de que hayan fabricado unos caramelos con sabores realmente repugnantes pero que están haciendo que la degustación de estos caramelos  sea toda una aventura.

Se trata de una caja repleta de caramelos, es una “ruleta rusa” llamada BEAN BOOZLED  RULETA en la que hay  caramelos de colores,  pero que pueden saber bien…o saber mal!!!

Por ejemplo los blancos pueden saber a coco o dar un toque a pañales sucios…los marrones a chocolate o a comida de perros, el verde claro a lima o a césped recién cortado…

Por supuesto se pueden adquirir sólo los caramelos auténticos y luego mezclarlos con las cajas de sabores apestosos.

Todos los caramelos de esta casa ofrecen la garantía de poder ser consumidos por cualquier  persona afecta a alérgenos.